Adernova Consultores de Empresa Familiar

Family Business Christmas Blues: ¡Game over: el final feliz sólo en los cuentos! Tercer acto. El “post-Scrooge” no existe.

  |  in Sin categoría  |  No Comments

Tercer acto. El “post-Scrooge” no existe.

Alguien podría decir que en el Siglo XXI las personas están mucho mejor educadas y tienen muchísimas más capacidades, alternativas y soluciones que en la Gran Bretaña de Dickens, en el Siglo XIX.

Nunca dejaré de creer que un futuro mejor es posible, en general, en particular, y en todas y cada una de las Empresas Familiares que he conocido o he examinado (las apariencias engañan “un poquito”), y sin duda en aquellas con las que he podido colaborar con mayor o menor intensidad: SOLO HAY QUE HACER LO CORRECTO, lo racional, lo ortodoxo..

Cuando -en mi negociado de Empresa Familiar- te cuentan una situación absurda, degenerada, decadente, inverosímil…, mi deformación es diseñar un modelo alternativo viable y una estrategia de implementación: ¿qué habría que hacer para revertir una situación aparentemente irreversible?

Mi amigo, el viejo asesor y consejero, se burlaba de mí. Intenté exponerle un modelo. Concordando con sus premisas, era evidente que la venta o el reparto de dinero no iba a ocurrir, era imposible. Además el pinchazo de la burbuja inmobiliaria y la sequía crediticia habían terminado de certificar que cualquier operación de compra hubiese sido un suicidio colectivo (como avanzaron mi amigo y aquel asesor de la gran ciudad -recordaba él-).

En el fondo, argüía yo, si todo esto hubiese sido una cuestión de dinero, una vez que es evidente que el dinero es una quimera…, ¡tendría que haberse dado paso a una salida decente! ¿no?

  – Tienes razón -concedía mi viejo consejero-, el dinero, en el fondo, no es el problema, no lo ha sido nunca.
 
  – ¿…? No me extraña, Antón, ¡no me extraña! Es “lo otro”, ¿verdad?
  - Claro Amancio, es que nos morimos. Es que el futuro ya no existe para nosotros; sabes que yo supe y pude decir basta. Mis hijos no querían seguir en nada de lo mío, vendí, liquidé, pasé página…, y disfruto de la pesca, de mis nietos, de los paseos, de los amigos, de la conversación interesante…
 - Lo cuentas “un pelín duro”, ¿no Antón?
 
- No Amancio, no es duro ni blando, ni difícil ni sencillo. Es un ejercicio más en la vida, y puedes entenderte en tu momento, o puedes aferrarte a quimeras. A los 18 queríamos ser como Di Stefano…, pero eso se curaba con el tiempo. Ahora algunos no consiguen asumir sus limitaciones, se han situado en una posición de poder y de control que es como una droga: ¡solo pensar que no vas a tener mañana tu dosis te hace temblar y sudar!
 - Pero vamos a ver, Antón, ¿eso tiene que tener un límite, no? Esta gente, en algún momento, con el asesoramiento reflexivo y sereno de los suyos, o el tuyo, tiene que caerse del guindo. Al fin y al cabo, si se trata de control, ¡el control y el proyecto lo van a pilotar sus hijos e hijas! Y las personas que van a seguir dando el callo son sus personas de confianza de toda la vida, aquellos jóvenes que fueron alumnos suyos una vez, y que luego sus colaboradores, estrechos en muchos casos… Y las fórmulas jurídicas existen, está todo inventado; y “la memoria” y “el reconocimiento” y “el legado de toda una vida”, tiene un enorme valor para los hijos y los nietos…
 
 - Amancio, me enternece ese “tu optimismo antropológico pre-navideño”. ¿No te has dado cuenta ya de que todos se han rendido? Cuando algo degenera tanto, tan gravemente, durante tanto tiempo…, ¡no hay nada que salvar! Ninguno de los hijos, en su sano juicio, asumiría la responsabilidad de sacar esto adelante. ¡Tú lo sabes, muchachito, te lo he escuchado en muchas ocasiones, hay situaciones irreversibles en las que no hay nada que hacer! Tú dices, ¡certifícalo y punto! Ahora te lo digo yo, que ya firmé el certificado hace tiempo.
… … … … …
 Mi amigo, consejero y mentor, mi “oráculo” suele tener siempre razones convincentes, con el “plus” de una experiencia bien respetable. Mi amigo, consejero y mentor, mi “oráculo” me ayuda cuando me pongo buenista… Y es que el GAME OVER siempre ha sido muy frustrante…, ¡es mejor que lo certifique otro!
Sí, ¡no existe un “post-Scrooge”! El centro educativo seguirá degenerando, ahondando en su decadencia, tendrá algún punto de estabilización, algún destello, pero, ya no hay solución.
Y mientras, los Sres. Scrooge se irán muriendo…, y los que vengan detrás se encontrarán una organización zombie…. ¡que ríete tú de The Walking Dead!
Este cuento no tiene final feliz. Ebenezer Scrooge tenía el apoyo del fantasma de la navidad, pero es el Siglo XXI esas cosas ya no se llevan.

  • Related Posts

    • enero 31, 2012
      PARADOJAS EN LA EMPRESA FAMILIAR HOY: sin presente no hay futuro, pero sin futuro no hay presente.
      Las reuniones de trabajo con miembros de familias ...
      Read More
    • diciembre 30, 2011
      Family Business Christmas Blues: ¡Game over: el final feliz sólo en los cuentos! Tercer acto. El “post-Scrooge” no existe.
      Tercer acto. El “post-Scrooge” no exis...
      Read More
    • diciembre 29, 2011
      El Club de Tute del Cementerio… y los impuestos que llegan adonde nadie se lo espera.
      Ring! ¡Ring! Ring! ¡Ring!   Ring! ¡Ring! &...
      Read More
  • Recent Posts

    • enero 31, 2012
      PARADOJAS EN LA EMPRESA FAMILIAR HOY: sin presente no hay futuro, pero sin futuro no hay presente.
      Las reuniones de trabajo con miembros de familias ...
      Read More
    • diciembre 30, 2011
      Family Business Christmas Blues: ¡Game over: el final feliz sólo en los cuentos! Tercer acto. El “post-Scrooge” no existe.
      Tercer acto. El “post-Scrooge” no exis...
      Read More
    • diciembre 29, 2011
      El Club de Tute del Cementerio… y los impuestos que llegan adonde nadie se lo espera.
      Ring! ¡Ring! Ring! ¡Ring!   Ring! ¡Ring! &...
      Read More

Deja un comentario

Leave a Reply

You must be logged into post a comment.

  • TS Recent Posts

    • enero 31, 2012
      Las reuniones de trabajo con miembros de familias empresarias preocupadas por su futuro y angustiadas...
      Read More »
    • diciembre 30, 2011
      Tercer acto. El “post-Scrooge” no existe. Alguien podría decir que en el Siglo XXI las...
      Read More »
    • diciembre 29, 2011
      Ring! ¡Ring! Ring! ¡Ring!   Ring! ¡Ring!   - ¿Es Hacienda? ¿Está el jefe? ¡Qué se...
      Read More »
  • Últimos Tweets

    The connection to twitter has returned an error. Please try again later.